Accidente ferroviario de Santiago de Compostela

2013. El redactor sale disparado tras colgar el teléfono. Sus compañeros lo miran atravesar las hileras de mesas hasta la sala de control del Estudio 1. Algunos saben qué nuevas tiene: lo están viendo en Twitter.