Soneto del aplastado

Del recuerdo ciego al presente frío

las pesadillas frecuentan heladas

noches sin calefacción, y alboradas

son solo porque hay sol, aunque sombrío.

 

La hambre, que es un pozo que se cree río,

no entiende de facturas impagadas,

y a la vida, y a la desesperada,

preguntas el futuro de tus críos.

 

Nada hay, nada queda; al no comprender,

perdiste tu oportunidad postrera.

Llorarla no te la va a devolver.

 

Despertaste al fin de creer ser quien no eras.

Ahora vendes tu nombre por comer:

tus flacas carnes grises lo aseveran.

 


Imagen: Anna Gutermuth (CC BY)

Anuncios

2 thoughts on “Soneto del aplastado

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s