La incertidumbre

Inglaterra, Londres. David Cameron luce su mejor ceño ante los periodistas. Al fondo, la puerta que cerrará para siempre momentos después. Muchos lo recordarán por el referendo que permitió (¿permitirá?) la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El escritor, en cambio, recuerda las caras redondas y naranjas como melocotones de los niños adoctrinados en la película The Wall. El escritor mira los labios del Primer Ministro ㅡuna puñalada en un melocotón adultoㅡ y repite, maravillado, el mensaje final dirigido al pueblo británico.

Francia, Niza. Cualquier atentado se nos antoja terrible. Las vidas de todas las personas asesinadas se suman infinita y exponencialmente en los últimos tiempos. El atentado terrorista es la práctica más evidente ㅡpero no la única, no la más comúnㅡ del terror, que, a su vez, es la raíz de todos los desvelos de Occidente. Cada país, incluso la Unión Europa en algunos aspectos, ha aplicado el campo semántico del terror según su conveniencia: está, por ejemplo, la terrible crisis económica que hace perder millones de euros; o la terrorífica insensatez de cierto sector de la ciudadanía por cambiar las cosas. Es una lástima que la venta de armas a países en guerra, la intolerancia religiosa, la hipocresía política y la educación envenenada, causas todas del terrorismo, no le quiten el sueño a nuestros dirigentes, ni que ese insomnio les haga hablar de la terrible venta de armas, del terror que siembra nuestra intolerancia y nuestra hipocresía, de la aterradora educación que estamos permitiendo. Me pregunto hasta cuándo.

Turquía, Biga. Son curiosas las perspectivas. Desde el teléfono móvil en el que pidió a sus seguidores salir a la calle y parar el golpe de Estado, Erdogan parecía más pequeño de lo que en realidad era. Momentos después, cualquier ciudadano turco podía haber dejado de esquivar proyectiles para mirar la confusa noche turca, consciente del momento histórico. Tal vez viera un punto de luz en el cielo: el avión del presidente Erdogan, al que no podemos atribuirle una sonrisa, un saludo por la ventanilla o un brote de onicofagia; tan solo podemos imaginarle pequeño, pero por la perspectiva, ya saben. En ningún momento Erdogan fue tan grande como lo es ahora.

  La incertidumbre tiene salvoconductos en todas las fronteras. Reino Unido, que no cuenta como uno de sus problemas la producción de melocotones, se echa a la mar con el horizonte cubierto de una niebla puramente británica. Parte de ese algodón de dudas se extiende hasta la costa francesa, y muchos nos preguntamos si el terrorismo no será ya un invento que se nos fue de las manos para siempre, como la religión, el dinero e Internet. Del mismo modo, uno podría pensar que Erdogan no fue bueno, pero fue lo mejor; o que un autogolpe, más que romper la baraja, la trucaría a favor del actual presidente. Más allá de buscar certezas, en la costa española, que está llena de ingleses, cerca de Francia y bañada por el mismo mar que bordea Turquía, alguien (espontáneo 1), en una tasca como ya no quedan, lee el panorama en el periódico y sentencia: «josep, ponme otra mediana que se acaba el mundo».

Anuncios

2 thoughts on “La incertidumbre

  1. Mónica Cillán says:

    La palabra, la gran palabra, es el título: INCERTIDUMBRE.

    Sirve, y se utiliza, para aTEMORizar, aTERRORizar, manipular, condicionar, tergiversar, inducir, amedrentar… En definitiva, para controlar. Debería ser delito. 😉

    Tu texto, maravilloso. Me gusta cómo cuentas las cosas. Hace mucho que no veo las noticias en la tele, ni escucho la radio convencional, pero las noticias llegan a una sin apenas pretenderlo. Y sí, “ponme otra mediana que se acaba el mundo”.

    Le gusta a 1 persona

  2. Alfonso Larrea says:

    Estoy de acuerdo contigo, Mónica: el control se ejerce mediante la palabra. Es una incertidumbre, otra más, el sentido que las palabras están adquiriendo en la era de lo políticamente correcto, donde, queramos o no, nos bombardean a través de las noticias. Lo mejor es ser conscientes y críticos… y brindar, claro, 🙂
    Gracias. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s