Larvas pactando

Me han recomendado que esta semana escriba sobre la fugacidad del capullo de mariposa, pero no sé yo.

  Creo mejor hablar de cosas consistentes, sólidas, reales: las larvas. Las larvas están llenas de expectativas. Como demiurgos pasivos observamos documentales sobre insectos. Conocemos su vida y sus ciclos antes que les golpee el tiempo en sus blancos cuerpecitos. Una larva siempre es un motivo de esperanza, de mucha más esperanza e ilusión que un niño humano, que vete tú a saber cómo se le tuerce o le tuercen la vida. No, no, un niño es demasiado incierto; quedémonos con las larvas.

  En definitiva, una larva es un misterio desvelado. Es la ciencia irrumpiendo en los evangelios.

  Desde su punto de vista, no todo es tan inmenso porque está normalizado. Para ellas, los árboles son como para nosotros las nubes tramando una tormenta: nuestro cerebro nos racionaliza su densidad para que no nos caguemos encima siempre que haya una. Si me pongo un filtro de larva, ese clavo oxidado sostenido hacia el cielo puede ser perfectamente una de las torres de Colón: puede que el clavo sea más sincero con el interior que la fachada del edificio.

  El tiempo de la larva también es distinto. Si bien nosotros percibimos insignificante su existencia, ella trabaja duro por acurrucarse en un agujero. Muchas noches no puede terminar la cena y al día siguiente le sirven la misma hoja. Tiene la fortuna de no existir en su mundo la L.O.G.S.E., aunque hay contrapartidas, por supuesto. Lo que nos parece una contribución minúscula al ecosistema, supone una prueba continua de supervivencia que no pasa tan deprisa como creemos.

  Es por eso que, según mi impresión, el capullo de mariposa no ha de ser tan fugaz. Que es, más bien, una intentona tras otra: a saber cuántas veces fracasa el insecto hasta que por fin acierta en la metamorfosis. Podría darse el caso si abriéramos con un cúter un capullo antes de tiempo de encontrarnos dentro a un personaje literario, o a un malabarista apretando manos para pactar en según qué consistorios y parlamentos.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s