Reflexiones del papa Luna sobre el Cisma de Occidente

.

1423

.

  Solo yo permanezco, pues Su Gracia me ha dado más tiempo para encomendar a los hombres a la oración. Dios ha sabido guardarme.

  No podrán el rey Alfonso ni el emperador Segismundo acallar el designio divino. De sus máculas heréticas y cismáticas no hay poso en mi piel.

  Años atrás, en Aviñón, se mostró meridianamente que no hay ciudades de piedra en el Reino de Dios, que la bóveda es puro amor de Él, y que Roma no es condición sine qua non para mi oficio. A este lado del mar, condeno la soberbia de los monarcas y perdono a las almas humildes que reconocieron mi nombramiento.

  La cabeza de la Iglesia no debe mudar como las fronteras de los reinos.

  San Pedro levantó la verdadera Iglesia, y yo soy su sumo pontífice. Rociaré la excomunión sobre las cabezas de los que besen el anillo del papa romano. ¡Si mis embajadores no han conseguido envenenarle es porque las sierpes no mueren al tragar saliva!

.

Pape_avignon_benoit13
Benedicto XIII (papa Luna). Obra de Henri Surre. Palacio de los papas, Aviñón (Francia). Dominio público.

.Información sobre el Cisma de Occidente aquí.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s