Picasso padre

1953

– ¡Papá, papá!

– Pa-pa.

  Pablo se levanta de la arena bajo la mirada de Françoise, sonriente, sujetándose la pamela por el viento. Cuando se acerca a la orilla, los niños alzan la vista, y Pablo se inclina a la derecha para darles sombra.

– Mira, papá.

  Pablo mira el suelo herido con aquellas líneas profundas en la arena húmeda, con trazos desiguales y una ligereza tan palpable que la siguiente ola podría llevarse consigo al monigote creado. Picasso dirige la mirada al palo que Claude sujeta.

– Enséñame -pide a su hijo.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s