El último verso de Antonio Machado

1939

  Ahora mismo no sabe con certeza si salió de España de día o de noche. Quizás lo hizo en transición. Quién sabe. Algo tan sencillo como dar un paso en una línea imaginaria, que otros han decidido que atraviese la tierra que hay entre el pie adelantado y el que está a punto de alzarse. Qué cosas tiene el mundo, qué vicios más envidiados.

  «Tengo que volver con mamá», se dice.

  Hay un mar tan quieto que dan ganas de marcharse de puntillas. Antonio tose con una mano en el pecho y buscando un pañuelo con la otra. De la cara enrojecida por el esfuerzo brota una lágrima. Y otra. Y otra.

Antonio no recuerda en ese momento muchos días nublados. Tampoco si salió de España con luz de sol o luz de farol. Se busca en el bolsillo interno, donde solía guardar el tabaco, un lápiz y un papel.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s