El inquisidor general del reino de Aragón, Pedro Arbués, es asesinado

1485.

 

  «Pater Noster, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra…».

 

  Una. Dos. Tres. Cuatro… Al menos ocho cuchilladas.

Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et…

 

  «Jamás».

Sed libera nos a malo. Amen.

  «Nunca me había fijado como hoy en las nervaduras de la catedral. Desde aquí, parecen venas que llevan tu sangre, Señor misericordioso. Perdona mis pecados».

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s