Felipe V vuelve a ser Rey de España

1724.

– Ni como regente, ni como rey, ni como nada –gritó Felipe V.
– Calmaos, os lo ruego –convino la reina.
– ¿Quién cree que es para contrariarme?
– El padre Bermúdez es su confesor, y vos le ordenasteis que organizara tal reunión.
– ¡Porque no le creí tan iluso de desobedecerme!
– ¿Acaso no habéis sido rey, por la Gracia de Dios? ¿Qué os impide tomar nuevamente la corona? Nada ni nadie.
– ¿Y Fernando?
– Proclamadle Príncipe de Asturias.
– Sí, pero…
– Mi señor, vuestro hijo no es vuestro enemigo, ni tampoco vuestro confesor ni los jesuitas que convoque; he hablado con el Consejo de Castilla, y están dispuestos a reconoceros pública y legítimamente como monarca.
– ¿Cómo lo habéis conseguido?
– Recibiréis su petición en el día de hoy, y nadie podrá quitaros ese derecho.
– Isabel, tomad vuestro derecho conmigo.
– La próxima semana, esposo, volveremos a la Corte.
– ¿Habéis pensado en la esposa de Luis I?
– Eso no importa ya. Luisa Isabel marchará en pocos días a Francia.
– ¿Por qué? ¿Qué habéis hecho?
– Hemos hablado. Convendrás conmigo que esa chiquilla no puede permanecer ni un día más en nuestra Corte. No tiene sangre de vuestro hijo en su vientre, y, bueno, ya sabéis por boca del difunto rey sobre su conducta.
– Bien. Que vengan los sastres. Encargaremos nuevas ropas para nuestra proclamación como reyes de España.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s