Domesticación del perro

33000 – 11000 años atrás.

  Por la estepa norte de Iberia aparece, espiando y persiguiendo, una manada de lobos.

  Los hombres atrapan bestias, algunos mueren en el ataque. Se esconden y dejan el cadáver.

  La manada es pequeña. Una vez que llegan al animal, con la piel separada perfectamente para dejar a la vista el músculo crudo, los hombres se abalanzan sobre los lobos. Las crías, incapaces de defenderse, chillan temerosas, intentan huir. Los hombres devoran la carne de los animales y se llevan a los lobeznos.

•••••••••••

  Unos hombres preparan a las crías. Son los mismos que han matado a sus padres, para que no relacionen el olor con el asesinato. Las mujeres traen frutos y hierbas. Los lobeznos más pequeños, faltos de leche, mueren en la noche.

•••••••••••

  Los lobos han aprendido a rodear a presas grandes. El que roba carne recién cazada, sin probar bocado antes los hombres, es golpeado. Algunos hombres también han muerto al intentar quitarles comida a los lobos. Empiezan a comprender que comer juntos es peligroso.

  En los páramos de paso, sin agua y sin posibilidad de cazar, mastican hojas y se cortan para beber la sangre de los acompañantes y los lobos. Si algún animal, camine como camine, no aguanta las circunstancias, le dan muerte y lo comen.

•••••••••••

  Han cambiado mucho los lobos. Cuando se acercan a las montañas, durante los fríos, algunos lobos bajan para comer. Los que acompañan en la caza a los hombres son ya distintos. En ocasiones, se producen enfrentamientos entre ellos por las sobras de los hombres.

  Cuando abandonan alguna entrada a la tierra, los lobos están nerviosos, rodeando a los hombres mientras parten. Mientras, los lobos salvajes entran en la cueva para comer la basura dejada.

•••••••••••

  Conforme permanecen más tiempo en un lugar, se van sucediendo situaciones extrañas, nuevas. Las mujeres y los hombres recogen frutos y plantas de donde abandonaron las sobras de antiguas comidas. Sus lobos no los atacan tan frecuentemente.

  Algunos hombres, cuando rastrean y sufren ataques de otros hombres y bestias, son defendidos por sus lobos. Algunos de esos perros mueren por salvarlos.

Anuncios

Opinión de los lectores:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s